staff                          números editados                              Nexos

Extramuros
Movimientos sociales y pensamiento crítico

Publicación de Nexos. Programa de articulación entre Universidad y Movimientos Sociales      

Año I, NºII                                                                                                       Julio-Septiembre de 2005 

volver a portada
 

Sector siderúrgico: Reducir la jornada laboral para generar nuevos puestos de trabajo. 
Entrevista con Carlos González.  

por Raúl Perea

 

El sector siderúrgico se ha recuperado, logrando tasas de ganancia record. La lucha de los obreros por recomponer su salario se convierte en política ante la falta de representatividad del sistema político y se atreven a plantear salidas de fondo. ¿Cómo generar más puestos de trabajo sin precarizar los existentes?. Nos entrevistamos con Carlos González, electricista de la empresa Siderar y miembro de la Comisión Interna en la planta de Haedo.


Extramuros (EXT): ¿Cuál es la situación de su área laboral en la coyuntura económica actual?. ¿Se han incorporado trabajadores o hay despidos?.
Carlos González (CG):
La industria siderúrgica y Siderar en particular se encuentran -fundamentalmente después de la devaluación- en un proceso de expansión de su capacidad productiva y de altas tasas de ganancias (sus ingresos por venta de los primeros tres meses alcanzaron los $1.184 millones, cuando un año antes no llegaron a los $800 millones, cifra que ya era una buena marca). Sin embargo este proceso expansivo no es reflejado de la misma manera en la contratación de personal, ya que si bien han tomado personal en las distintas plantas, ésta ha sido a cuenta gotas, y fundamentalmente mediante contrataciones circunstanciales. 

EXT:
Se ha desarrollado una serie de conflictos por aumentos salariales, y algunos sectores los han conseguido ¿cómo perciben los compañeros esta situación?.
CG:
A mi entender hay dos hechos que llevaron a que la discusión y la lucha por la recomposición salarial se nos colocaran a la orden del día. Por un lado las fabulosas tasas de ganancia que está teniendo el sector y que es conocido al detalle por la totalidad de los trabajadores y en segundo lugar la importancia que tuvieron los conflictos salariales de principio de año, en especial de los trabajadores telefónicos y del Subte.

En este momento nos encontramos en plena pelea por el salario, no solo en contra de las cámaras empresariales sino con el sindicato “que en defensa del plan económico del gobierno” (así lo expresan abiertamente) se niegan a levantar los básicos de convenio acorde a la canasta familiar.


EXT:
¿Cómo influye el problema de la desocupación en la percepción que tienen los compañeros?.
CG: La influencia disciplinadora que cumple el flagelo de la desocupación, a mi entender se fue modificando entre mis compañeros, a partir de que perciben el crecimiento productivo de la empresa, lo que va generando confianza para modificar las relaciones de fuerza dentro de la fábrica. 


EXT:
La desocupación es un flagelo mundial, existen distintas respuestas a éste problema, en nuestro país existe un movimiento por la reducción de la jornada laboral como medio para resolver el problema. Está impulsado por los trabajadores de subterráneos y otros gremios combativos. ¿Cómo una solución de estas características podría impactar en su sector de trabajo?. ¿Qué postura tienen ustedes al respecto?.
CG:
En el marco del movimiento por la reducción de la jornada laboral, realicé un estudio para mi sector de trabajo que partía de tres hechos de la realidad: 
1) Un aumento espectacular de la productividad (alcanzando niveles de las principales siderúrgicas del mundo); 2) Una caída del salario real y comparativo con otras empresas siderúrgicas de Europa y EEUU y 3) Una jornada laboral más extensa (en la industria siderúrgica trabajamos en promedio 44 horas semanales, cuando en Francia o Alemania trabajan 36 horas semanales). Estos datos nos llevaron a preguntarnos: ¿por qué no plantearse debatir seriamente y luchar por la reducción de la jornada laboral?.
Los fuertes incrementos de productividad logrados por las empresas, sumado a las altas tasas de ganancias de los últimos años, permite a los empresarios absorber los mayores costos que significaría la reducción de la jornada de trabajo  a 36 horas semanales y con un salario al nivel de la canasta familiar.

Este planteo traerá para los trabajadores siderúrgicos mejoras en las capacidades físicas y psicológicas; reduciendo los índices de accidentes y enfermedades laborales producto del medio hostil en el que trabajamos (calorías, ruido, etc.). Serviría, además, para generar más de 2500 puestos de trabajo genuinos que ayudarían (si el ejemplo se trasmitiría a otras ramas de la industria), a resolver la grave crisis social por la que atraviesa nuestro país.

EXT:
Los que impulsan un movimiento de estas características argumentan  que se trata de una reivindicación fundamentalmente política, ante la crisis de representación política que padece la población en general y en particular los trabajadores, ¿cómo pensás que se debe articular la lucha por las reivindicaciones de las organizaciones sociales y sindicales con la lucha política?. ¿Qué rol pueden jugar los sindicatos en este sentido?.
CG:
Creo que a partir de la rebelión popular protagonizada en los años 2001 – 2002 y la crisis  de representación, las reivindicaciones mínimas se hacen directamente políticas, porque así lo expresa la vida real. Por ejemplo, a nosotros la lucha salarial nos lleva a discutir directamente las ganancias patronales, la función social de la producción, etc. Estas  discusiones deberán ser abordadas por los trabajadores y cumplir así una importante  función, que uniendo esfuerzos con el conjunto de las expresiones del pueblo, permita avanzar hacia un nuevo proyecto de país.


EXT:  ¿Qué opina de las elecciones de octubre, y de qué manera la perciben los compañeros de trabajo?.

CG:
Las elecciones de octubre no son una preocupación mía, ni  de mis compañeros de trabajo. Mas allá de a quien terminen votando, nadie cree que en ese ámbito se resolverán los proble
mas que sufre el pueblo trabajador. A un mes y medio de las mismas, ni en las rondas de mate, ni en el vestuario, las discusiones no pasan por a quien votar, sino que la única alusión que hacen de las mismas pasa por el desprestigio que tiene toda la clase política en general.



El plan de lucha de los trabajadores siderúrgicos

Después de realizada la entrevista que presentamos, y en el marco del plan de lucha que fue aprobado por el congreso de delegados de los trabajadores siderúrgicos en el mes de junio, se produjeron algunos hechos que es importante comentar. Aquel plenario había resuelto luchar por la recuperación de los básicos de convenio de acuerdo al nivel de la canasta familiar, un convenio único para todos los trabajadores metalúrgicos y la eliminación de todo tipo de contratos basura, entre las reivindicaciones más importantes. Fue así que con distintas medidas de lucha, los trabajadores fueron logrando vencer el boicot de los dirigentes sindicales nacionales y el silencio de los grandes medios de comunicación: quite de colaboración en Siderar de San Nicolás, asambleas masivas en Siderar de Haedo y Florencio Varela y en Acindar de La Tablada, rechazaron los acuerdos del sindicato nacional con la rama industrial y reafirmaron el plan de lucha.

El 9 de septiembre las cuatro plantas de Siderar realizaron un paro por 24 hs, en la planta de Haedo se realiza un piquete masivo en la puerta de la empresa uniendo a los trabajadores efectivos, tercerizados y contratados.
Las plantas de Haedo y Ensenada realizan otro paro de 24 horas. el 16 de septiembre, contando esta vez con la respuesta de la patronal que inicia suspensiones masivas; fueron necesarios un total de 60 horas de paro para que la empresa retroceda con las mismas, y que los trabajadores se refuercen en el logro de sus objetivos.
Al cierre de la presentación de Extramuros, la lucha continúa. 

 

 volver a portada



Sec. Ex. Univ. - UNQ