staff                          números editados                              Nexos

Extramuros
Movimientos sociales y pensamiento crítico

Publicación de Nexos. Programa de articulación entre Universidad y Movimientos Sociales      

Año I, NºII                                                                                                       Julio-Septiembre de 2005 

volver a portada
 

Cuando la Universidad no solo es servicio a las empresas: un programa de investigación y extensión con comunidades indígenas y campesinas. 
Entrevista a Juan Martín Leguizamón.


por Guido Galafassi


En la Universidad neol
iberal y posmoderna, abocada mayoritariamente a formar fuerza de trabajo especializada para el mercado, volcando además casi todos sus servicios complementarios al mundo empresarial y preocupada por la eficiencia productivista de sus investigadores y docentes a través de un cada vez más burocratizado sistema de control, clasificación y estratificación interna, existen a pesar de todo, grupos y equipos de trabajo que dirigen su atención y su esfuerzo a los sectores postergados y explotados de la sociedad, demostrando que el ámbito científico y académico puede ser algo distinto al standarizado sector de Investigación y Desarrollo de la gran maquinaria industrial capitalista al que se ha visto reducido. Con esta nota, Extramuros comienza a relevar a aquellos espacios diferentes que intentan construir una universidad alternativa a la pautada por la Ley de Educación Superior.
El Programa Permanente de Extensión, Investigación y Desarrollo en Comunidades Indígenas y Campesinas de la República Argentina se lleva adelante en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires y está integrado por docentes, graduados y estudiantes, fundamentalmente de antropología. Su director es Hugo Trinchero y uno de sus coordinadores es Juan Martín Leguizamón, con quien Extramuros mantuvo esta conversación


Extramuros (EXT):
Cuando surgió el Programa, cómo y por qué y bajo qué iniciativas?.
Juan Leguizamón (JL): El Programa ya tiene 10 años de trabajo, surge aprobado por el Consejo Directivo de la Facultad en el año 1995, pero venía desarrollando actividades anteriormente vinculadas a un proyecto de investigación. Surge a partir de la experiencia de un grupo de personas que venían haciendo sobre todo, investigación en la región del Chaco Salteño y surge como una inquietud, para dar forma, a una manera de involucrar a la gente con la que uno trabaja y así dar alguna devolución que no sea sencillamente “después te hago llegar lo que escribí, o la foto que saqué”. Involucrar en el proceso de investigación a la gente de las comunidades indígenas con los que uno trabaja, involucrarla y lograr hacer proyectos que sean más apropiados y lograr ciertas metodologías de devolución que fue permitiendo la emergencia de un perfil a partir de la necesidad de transferir lo que la Universidad produce en beneficio -se supone- del conjunto de la sociedad.


EXT:
¿Y por qué esta necesidad de involucrar a las comunidades con las que trabajan y esta necesidad de transferir, dado que ésto parece poco usual dentro del medio académico argentino, por lo menos en los últimos años post-dictadura?.
JL:
Bueno, por ahí tiene que ver un poco con la forma en la que llegamos, que nos involucramos, que estuvimos en principio trabajando en la zona chaqueña, por ejemplo, cuando empezamos a trabajar con el tema del cólera y que tuvo que ver con una mirada de un proceso que demandaba acciones muy concretas y que construía ciertas imágenes que generaban políticas concretas sobre las comunidades indígenas, imágenes que tenían que ver con formas de construcción que había producido la academia, por ejemplo. También esa inquietud de ver esas distancias y lo que esto efectivamente producía sobre la gente, los efectos que tenía sobre la gente, empezamos entonces a pensar, ¿para qué investigamos?.
Es decir que la cuestión fue preguntarse para qué,  para quién y con quién investiga uno, y todo esto tenía que ir necesariamente definiendo qué investiga uno, o sea, los temas que uno investiga no se si salen o deben salir exclusivamente del desarrollo académico-científico.
Nosotros empezamos a pensar que  esos planteos tenían que servir para buscar algún tipo de relación más o menos concreta con los grupos con los que uno trabaja, porque además trabajamos con personas, con organizaciones, con colectivos; y trabajamos en momentos históricos determinados, con demandas concretas, con una cantidad de cuestiones que nosotros no podíamos entender que nuestro trabajo siga sin dar cuenta de eso. O sea, hacer diseños académicos de las investigaciones, nos parecía un despropósito, nos parecía sencillamente atender a la reproducción académica, cuidar el sueldo y nada más, eso no tenía ningún sentido para nosotros.


EXT:
¿Son conscientes que este tipo de planteos respecto a la relación entre investigación y extensión y la pregunta de para qué investigar y con quién investigar, que se están haciendo ustedes, hace que sean parte de una minoría de grupos de investigación que están trabajando en esta tónica, dado que el planteo ampliamente dominante en la ciencia y la academia actualmente es bien otro?.
J
L: Si, somos conscientes y nos hicimos cada vez más conscientes de eso a fuerza de duros golpes y de duros cruces, pues no se entiende nuestro trabajo, nos quitan o no nos dan apoyo, o estamos bastante solos en nuestro trabajo, pues tenemos poca gente o grupos con los cuales poder compartir experiencias y ver el modo en el que trabajamos porque eso siempre es productivo, siempre es importante, en ese sentido también nos vemos solos, nos avergüenza bastante lo que, por ejemplo, la UBA en general hace o la noción que tiene de lo que la extensión o la transferencia debe ser.
Cuando nos encontramos con algún grupo de la Universidad que hace algún trabajo de extensión, en general es para entrar en conflicto, porque digamos, son concepciones bastante tristes las que imperan, por lo cual, en el camino nos vamos dando cuenta de la relativa soledad en la que estamos.


EXT:
¿Cuáles son estas concepciones que decís que imperan en otros lados?.
JL:
¿Y qué decirte?, hay nociones muy autoritarias, nociones que implican un lugar de poder de la Universidad, creyendo muchas veces que van desde un lugar neutral y van en cambio desde un lugar de poder, y desde ahí creen que construyen democráticamente y eso es una falacia.
Ese tipo de cuestiones, muy poca idea de construcción conjunta con los actores con los que uno trabaja, mucho paternalismo, para usar un término bastante remanido y anticuado, pero se tiende a mucho paternalismo en algunos aspectos y la mayoría de las veces construcciones totalmente ajenas a las realidades demandantes, construcciones casi ingenieriles de escritorio y muy poco vinculadas a la gente. 
Es muy común que desde los sectores académicos se vaya al campo a hacer alguna forma de intervención creyendo que uno tiene la verdad, bajando línea y la gente con la que uno trabaja no es estúpida y los científicos sociales terminan por producir lo que ellos tienen en la cabeza, reproducen eso, construyen desde el poder y hablan con el poder. Hacen de sus interlocutores objetos de estudio y los traducen para el poder.

EXT: Entonces, desde estas posiciones que fuiste marcando, contanos un poco ¿qué cosas fueron haciendo y que están haciendo ahora?. ¿Cómo eso fue cambiando y en base a qué criterios?.
JL: En principio hubo una articulación fuerte con un proyecto UBACYT sobre Memoria y Etnicidad en el Chaco Salteño, que surge por una serie de articulaciones con la gente de allá y bajo esta concepción que te contaba y que es la que nos da inicio a nosotros. Eso por un lado fue produciendo una serie de encuentros, talleres, se editó un libro, se hicieron una serie de cosas en el marco de ese proyecto; y por el otro, las organizaciones empezaron a demandar apoyo en otros temas que por ahí no eran las específicas nuestras.
Nosotros en un momento, con el apoyo, los pocos apoyos que fuimos consiguiendo de gente solidaria española, etc., fuimos estableciendo un lugar de trabajo en el Pilcomayo, construimos una biblioteca popular, cosa que se discutió mucho con todas las comunidades para decidir en donde la poníamos. 
Surgió así lo de la biblioteca y se decidió instalarla en Misión La Paz, en un escuela grande a la que van distintas comunidades, una biblioteca popular, mas que como una biblioteca tradicional, como un lugar de encuentro, un lugar de discusión de cuestiones, un lugar de formación, un lugar que pudiese ser distinto a las instituciones establecidas tradicionalmente que eran la Gendarmería, o el templo de la Iglesia, la escuela o el hospital.
Con esta idea de poder generar cierta autonomía o ciertos espacios de alguna manera autónomos, y así surgió esta biblioteca popular, y en el marco de esta biblioteca popular hicimos una serie de actividades, trabajos, talleres, apoyos a distintos proyectos que empezaron a variar entre proyectos productivos, proyectos de agricultura, a proyectos más vinculados a la acción política, ejemplo, la toma del Puente Internacional Misión La Paz a Pozo Hondo, era discutido por la gente en ese ámbito, etc. 
Toda una serie de cuestiones en las que empezamos a vernos involucrados no solamente en la producción de conocimiento sino que también empezamos a poner el cuerpo, a estar en las reuniones, a colaborar con una radio, una FM que teníamos en ese momento, el coordinador nuestro se plantó allá en el puente con toda la gente, empezamos a articular desde otro compromiso con la gente.


EXT:
Ahora, ¿qué pasó entonces con el supuesto dominante de “neutralidad” y “objetividad” de la ciencia y los científicos y académicos?.
JL:
Nosotros nunca pensamos en ser neutrales y objetivos, en cambio pensamos que debemos involucrarnos y que la producción de conocimientos es desde esa involucración y compromiso.
La neutralidad y objetividad trabaja para el poder establecido. Por eso decía que estas construcciones desde una supuesta neutralidad también existen y son falsas. Nosotros creemos que tenemos que involucrarnos y tenemos que comprometernos. 
Vemos que la lucha de la gente indígena en el campo en algún lugar se toca con la lucha nuestra acá en la Facultad, con la lucha nuestra por una producción científica distinta o por una actividad de extensión universitaria distinta, y entonces creemos que de alguna manera, por distintos intereses hay luchas de ellos que también son nuestras y así las vemos.
Y de ese tipo de relación surgen proyectos y surgen propuestas también que nos parecen novedosas e interesantes y que son mucho más apropiadas tanto para nosotros con los objetivos con los que nos movemos como para las organizaciones y las personas de estas comunidades. Entonces creemos que este involucramiento es necesario, al contrario de lo que tradicionalmente se opina.


EXT:
Entonces, volvamos a los trabajos que siguieron a aquel de memoria que mencionaste antes.
JL:
Te decía esto de empezar a apoyar otros tipos de trabajos, proyectos productivos, por ejemplo, el coordinador de campo que trabaja con nosotros, Daniel Nieri, estudió acá, hizo trabajo social, vivió en Misión La Paz y ahora vive en La Estrella (provincia. de Salta), lleva adelante servicio social comunitario y esta con una serie de proyectos comunitarios que acompaña y gestiona, eso es parte también de nuestro trabajo.
En algún momento nos vimos muy absorbidos por cuestiones que nosotros empezamos a juzgar como demasiado asistencialistas, y empezamos a reevaluar toda nuestra actividad y en esa reevaluación que lo hicimos también con la gente allá, surgió y en combinación con organizaciones indígenas la creación de lo que hoy es el proyecto más importante, que es el Centro de Documentación para Pueblos Originarios, con algunas ideas que nos parece que son bastante originales. Nosotros pensamos que hay distintos centros de documentación y lugares vinculados al tema indígena, que se dedican a acumular bibliografía y material sobre el tema indígena. Nosotros hacemos al revés, no tenemos nada, lo que acumulamos son demandas y problemas, y esas demandas y problemas generan en todo caso información. Información que se genera exclusivamente para ese problema que es una demanda. 
Nosotros no tenemos un lugar físico en donde acumular material indígena, nosotros no queremos hablar sobre los indios, queremos producir conocimiento que traiga algún tipo de solución para problemáticas que se plantean eventualmente en el sector indígena o en el sector campesino. Y así surge este proyecto de Centro de Documentación que ya tiene distintos trabajos realizados, la mayoría vinculados a distintas áreas temáticas que se van definiendo y produciendo de acuerdo a las demandas que nos van llegando de aquellos grupos con los que nos relacionamos y nos comprometemos, como decía antes. Nosotros, con los grupos con los que trabajamos, no son grupos con los que hacemos nada más que investigación, en general son grupos con los que nos comprometemos en discusión política, nos comprometemos en hechos concretos, en acción concreta, además de discutir y producir texto que pueda ser de investigación, de desarrollo, de apoyo, etc.
Esa es un poco nuestra modalidad y en ese marco trabaja hoy el Centro de Documentación, el que ha ido produciendo material, que nos parece que se hace en forma conjunta con las comunidades que demandan concretamente una actividad y que es una producción genuinamente nueva y de conocimiento nuevo.
Hemos hecho también trabajos en educación a través de la comisión de Educación coordinada por Ivana Petz, trabajando con los maestros bilingües y lo último que han hecho es producir textos en cuatro lenguas distintas para orientar el tema de la alfabetización en lengua materna, tema que no está ni en la agenda del gobierno de Salta, ni lo pensaron jamás. 
Lo están pensando los bilingües y se lo están planteando a los directores de los colegios. Este movimiento es el que acompañamos y ese material es el que hemos producido.
Lo mismo pasa con la comisión de historia, desde la cual hemos hecho talleres sobre la guerra del Chaco y a partir de ahí se produjo un material en base a los relatos de algunos ancianos o de algunas gentes que tienen algunas historias respecto de la Guerra. Se produjo un documento que hoy se está discutiendo, traducido a los cuatro idiomas y utilizado en las escuelas. 
Y esto se produce desde un compromiso concreto, desde una actividad concreta, porque cuando los maestros se movilizaron para los designen en sus cargos de manera efectiva, nosotros acompañamos la movilización, estuvimos con ellos, fuimos al ministerio con ellos, acompañamos lo que ellos nos pedían porque creíamos que era una reivindicación justa. Y desde ese lugar más o menos recompuesto de trabajo, se empezaron a plantear otros proyectos que una de esas líneas de proyectos culmina con esta producción en cuatro lenguas de material para educación y alfabetización en lengua materna.


EXT:
Vos mencionaste que primero habían empezado en el Chaco Salteño y luego se habían extendido a otras áreas geográficas. ¿Cuáles son entonces estos otros trabajos?.
JL:
Hemos estado trabajando en Río Negro en distintos talleres, en distintos trabajos también de investigación en el tema tierras, con reclamos y en relación al estado legal de las tierras de comunidades campesinas y mapuches. Fue un trabajo combinado con gente de abogacía y con una organización concreta de Río Negro, el Consejo Asesor Indígena (CAI). 
Hemos estado también trabajando con gente en los Valles Calchaquíes, gente de Tucumán en donde han surgido inquietudes por cuestiones que tienen que ver con derechos y con cuestiones legales desde donde hacer determinadas formas de reclamos que, vos sabes, la ley es la fuerza y esto no cambia gran cosa, pero desde ahí se empieza a pensar otra realidad que produce acciones concretas. 
Hemos trabajado también con gente campesina en la provincia del Chaco, con gente de Formosa, hemos estado trabajando también con gente indígena acá en la provincia de Buenos Aires. Y en este momento estamos armando un trabajo con un grupo que empieza a querer recuperar experiencias vinculadas a la construcción de la memoria en el noroeste de Córdoba. 
Tratamos también nosotros de hacer algún tipo de difusión de ciertas cuestiones vinculadas a lo indígena para tratar de desnaturalizar ciertos discursos instalados tanto en la academia como en las comunidades, haciendo por ejemplo, presentaciones en escuelas, charlas, videos, etc. Y en este marco es que hacemos también una revista de divulgación para de alguna forma mostrar esta realidad y no dejarla en manos de los mismos de siempre.
 


 volver a portada



Sec. Ex. Univ. - UNQ