staff                          números editados                              Nexos

Extramuros
Movimientos sociales y pensamiento crítico

Publicación de Nexos. Programa de articulación entre Universidad y Movimientos Sociales      

Año I, NºII                                                                                                       Julio-Septiembre de 2005 

volver a portada
 

La situación en Bolivia: Construcción de una alternativa popular.  
Entrevista a René Durán y ponencia de Carlos Rojas.
 

Aquí publicamos nuestro diálogo con René Duran, uno de los miembros de la delegación boliviana, que participaron en el encuentro fundacional de la “Corriente Sindical Clasista” realizado los días 6 y 7 de agosto en la facultad de Ingeniería de la ciudad de Buenos Aires. Durán es un periodista miembro de la Federación de Prensa Boliviana y representante de la Comisión Regional en Defensa de los Hidrocarburos.
También reproducimos la Intervención de Carlos Rojas, representante de la Federación de Juntas Vecinales de la ciudad de El Alto (Bolivia), en este mismo encuentro
.  
 

Entrevista a René Durán.

Extramuros (EXT): ¿Nos podés describir como está la situación de la lucha una vez que está instalado este nuevo gobierno?. ¿En qué situación se encuentra el movimiento que organizó la caída de Mesa y de Lozada?.
René Durán (RD):
Estamos en un proceso de organización, de los que nosotros hemos dado en llamar un”instrumento político”. 
Lo que nos falló por ejemplo, tanto en octubre, como en mayo y junio, fue que no llegamos a concretar, no llegamos a entrar al gobierno porque justamente nos faltaba eso, un instrumento político que una fundamentalmente a la clase obrera, a los campesinos, a los obreros, a la clase media empobrecida, porque es de esa manera la única forma de llegar a tomar el poder. 
A través de este instrumento político hay muchos que quieren entrar a través de las elecciones. Nosotros hemos dicho, vamos entonces a las elecciones. 
Muchos otros han dicho no queremos participar de las elecciones porque sabemos que la oligarquía tiene todos los instrumentos para ganar, tiene la ley electoral, tiene los estatutos para que se forme un partido político, determinada cantidad de firmas para la personería jurídica; toda una serie de trabas, todo un mecanismo complejo para que los trabajadores no podamos entrar en este juego. 
Pero hemos dicho vayamos, cualquiera de  estos caminos nos debe llevar a la transformación de las estructuras sociales, políticas y económicas de nuestro país. 


EXT:
Es bien conocida la organización que se dan ustedes en El Alto. ¿De qué manera se da la articulación con otros lugares de Bolivia, o si hay todavía cierta fragmentación a pesar de que existen intereses en común? ¿Cómo se está dando este proceso?
RD:
Uno de los instrumentos de articulación nacional lo constituye la misma Defensa de los Hidrocarburos. Es muy importante para nosotros tener que buscar la unidad en base a eso porque es tal vez la última “joya de la abuela” que tenemos para vender, hay que venderla a buen precio, porque verdaderamente nos están engañando. 
Está también la cuestión de tierras y territorio en donde a nuestros hermanos indígenas los han comenzado a relegar en un país casi con un 80%  de población campesina. Nosotros consideramos que esas tierras tienen que volver a ser de los indígenas, volver a ser del pueblo. Hemos visto ya que grandes sectores de gentes extranjeras que llegaron a nuestro país comprando tierras a precios de gallinas muertas, compraron grandes extensiones de tierras relegando así a nuestros hermanos campesinos. 
Nos unen entonces esos objetivos claros, por ejemplo el 21060 que ha sido lo que es la apertura de la política neoliberal en Bolivia implementada por los años 85’ que nos ha generado un gran ejército de gente desocupada. Es por eso que nosotros consideramos que hay tres objetivos claros: la nacionalización (de los hidrocarburos), tierra  y territorio y la derogación del 21060, que es la base fundamental de lo que es el neoliberalismo en Bolivia. 
Entonces nosotros consideramos que estos tres puntos nos están unificando. 
Hay una división en diferentes tácticas que se quieren utilizar. Yo digo que siempre hay alguien que quiere llevarse la gloria, en el sentido de querer tener toda la razón, nosotros consideramos que no hay una razón absoluta, consideramos que todos debemos unirnos para conseguir esos tres objetivos, para conseguir la liberación nacional y también conseguir la liberación de los pueblos latinoamericanos.


EXT:
Se nota –por lo menos desde acá- una mayor presencia de movimientos sociales, vecinales, indígenas, ocupados, desocupados, etc. Y de distintos tipos de organizaciones populares. ¿Cómo los distintos partidos con una idea general de liberación, de revolución o de socialismo, están participando de este proceso?. En particular la pregunta va dirigida en relación al MAS (Movimiento al Socialismo).
RD:
Nosotros vemos que muchos partidos políticos, muchos frentes, se han  comenzado a unificar en torno a estos tres objetivos. 
Hay muchos partidos que todavía no están en este proceso, por ejemplo el Partido Obrero Revolucionario que es de tendencia trotskista, siguen dentro de lo que es la teoría de Trotsky, la revolución permanente, del proletariado, siguen dentro de un dogma. 
Consideramos que poco a poco se han ido apartando, porque nosotros consideramos que la lucha ya no hay que mirarla como antes entre la burguesía y el proletariado. 
Ahora vemos que se da entre ricos y pobres, entre los que roban y los que no queremos que roben. Entonces vemos de una manera muy diferente pese a tener argumentos suficientes para discutir todos esos temas.
Vemos que también el MAS entró dentro de este juego, tiene un poder político bastante representativo dentro de lo que es Bolivia, maneja todo lo que es el trópico de Cochabamba principalmente. 
Pero consideramos que el hermano Evo (Morales) está equivocado muchas veces en muchos aspectos; en todas las fiestas quiere bailar la cueca con la burguesía, pero cuando quiera casarse con la hija de alguno de esos burgueses lo van a votar de una patada en la calle.
Entonces es medio jodido esa guebada, pero ellos están allí, logrando lo que llaman el “paso a paso”. Esperamos que pronto se den cuenta, cuando los voten, y que estén junto con nosotros, porque Evo es nuestro hermano.


Intervención de Carlos Rojas:

“Nos sentimos en este momento, compañeros y compañeras, totalmente fortalecidos, porque hemos visto y hemos podido palpar que esta lucha no solamente se concentra en Bolivia, sino que es también una lucha que se ha expandido a nivel latinoamericano y por qué no decir a nivel mundial (…) La delegación de juntas vecinales de El Alto es una organización que aglutina a más de 500 juntas vecinales que se constituyen en una ciudad que se llama El Alto.
Esta se encuentra en una planicie que colinda directamente con la ciudad de La Paz. Allí está el aeropuerto y es la ruta por donde se sale a los departamentos del interior.
La concentración de gente de la ciudad del Alto generalmente son migrantes de las provincias, pero también de desocupados mineros y fabriles que gracias a la ley 21060 (*) también hoy en día están sin trabajo, eso es la población de la ciudad de El Alto.

Pero sin embargo, esta población que en el 2003 había indicado que no se debía exportar indiscriminadamente el gas, un recurso estratégico, había comenzado también con la primera reacción, reacción que tuvo una primera consecuencia: tuvimos que sufrir más de setenta muertos (...). Con una actitud del gobierno de Carlos de Mesa: si no nos acababan a balas nos querían acabar tal vez, desacreditando, deshaciendo a los dirigentes, haciendo quedar mal a la misma población de El Alto, haciendo creer de que esa población era terrorista, de que esa población era un sector totalmente radical, y que esa población estaba fuera de la realidad.
Eso informaron en la prensa internacional y todos lo medios de comunicación, unos medios que favorecen mucho al gobierno y a la clase dominante en el país, en Bolivia.

El Alto, después de aquellos atropellos, ha seguido insistiendo, se ha dado una tarea fundamental, definiendo quiénes nos afectan: hay un imperio norteamericano, tiene aliados, quienes de alguna forma han expandido su mercado a través de las transnacionales por toda la economía.

Nosotros hemos dicho: a estas empresas trans-nacionales hay que sacarlas, y hemos empezado por sacar a “Aguas del Ilimani” que es una empresa de la Suez, francesa. Hicimos dos paros cívicos, en uno de ellos incluso Carlos de Mesa, quiso de una forma burlesca, disimular que estaba renunciando (...).

Compañeros y compañeras, las transnacionales lo que están haciendo es generar desempleo como también explotar y saquear los recursos naturales, para apropiarse del agua y otros recursos como la tierra, etc.
Y por eso El Alto ha indicado este planteo: por qué no recuperamos los hidrocarburos y otros recursos como el agua para nosotros, para que nosotros mismos administremos todo aquello. Así se desata la guerra por la recuperación de los hidrocarburos, el tema de la nacionalización para la recuperación de los Hidrocarburos.

Desde El Alto se emprendió un paro cívico indefinido que duró durante tres semanas. Como ustedes saben, aquello ha terminado con la renuncia de Mesa, con la renuncia de la que era la presidente del Senado y con la renuncia de la presidencia de la Cámara de Diputados.

Pero aquí no termina este problema, entra otro gobierno que continúa exactamente con la misma política que había emprendido Sánchez de Losada, que había continuado Carlos Mesa y ahora este presidente está poniendo en ejecución.

Si bien nosotros habíamos denunciado ante la Comunidad Internacional que los contratos con las empresas transnacionales eran ilegales, ahora este gobierno se está dando la tarea de legalizar los contratos para prácticamente consolidar la entrega de nuestros recursos en hidrocarburos (...).

Y es así que muchos compañeros de El Alto decíamos: ¿qué vamos a sacar con estos?. Si están en mantener esta política económica social al servicio, totalmente manipulado e impuesto por el imperio norteamericano.

Y ahora en el Alto se discute, y en todos los sectores de la población boliviana la toma del poder. La toma del poder por los explotados, por los marginados, por los sectores empobrecidos, que no estuvieron en ese privilegio de los sectores de la oligarquía. Para conseguir abrir incluso un nuevo sistema social, político, económico, equilibrado, con una economía planificada, en donde todos tengan por igual un pan para comer. Ese tipo de economía y una política más justa, una política que se abra a que otros sectores no vayan a ser mucho más privilegiados. 

Entonces, eso lleva a que se tenga que constituir, se tenga que pensar en una revolución, un cambio cualitativo (...).
¿Qué va a ocurrir alrededor de nosotros, que va a ocurrir en Argentina, qué va a ocurrir en Brasil, Perú, etc?. Muchos dicen, bueno ¿por qué no nos organizamos?, porque en esos países también hay pobres y explotados, ¿por qué no nos planteamos una unidad latinoamericana, una unidad mundial de los pobres?. Y yo les quiero manifestar a todos de que ésta es la preocupación de mis compañeros, de mis hermanos.

Y compañeros y compañeras, como trabajadores nosotros, ya después de aquel discurso, es necesario plantearnos uniones de hecho que deberemos aprender a realizar, entre ustedes y nosotros, cualquiera que sea el puntal de la revolución, si en Argentina estalla la revolución, nosotros estamos dispuestos a colaborar, a cooperar y a estar en la lucha con ustedes.

Compañeros/as he venido a proponer cuatro o cinco puntos fundamentales que ustedes discutirán en el seno de sus organizaciones, que es muy importante porque es lo que nosotros mismos hacemos: sacar de la misma base las propuestas:


.
Hacer una acción antiimperialista, en donde quiera que estemos, y ante el hecho de que Bush viene a Argentina, por qué no hacer una movilización, tal vez latinoamericana ese día. Nosotros en Bolivia proponemos protestar y aquí ustedes también y en todos los sectores de nuestro continente.

.
Otro planteamiento fundamental. Yo creo, hay que afectarle en algo al imperio, ese algo le tiene que doler, y ese algo son sus empresas transnacionales. Nos plantearemos como trabajadores la expulsión de estas empresas transnacionales, que sus mecanismos de producción pasen al control de nosotros mismos.

.
En Bolivia casi el 72% de las tierras han sido entregadas a gentes terratenientes {…} quienes tienen el dominio de la tierra. La gran mayoría de los originarios están sometidos al “surcofundio” , y ustedes verán entonces la realidad de muchos hermanos que, como ese “surcofundio” ya no abastece ni la mínima supervivencia muchos hermanos tienen que venir a trabajar a Argentina. Por eso queremos plantear la recuperación de las tierras, quitar de nuevo la tierra a los terratenientes para entregárselas a los originarios.

.
Compañeros y compañeras, en cada (y esta es una política norteamericana) en cada país, en Bolivia fundamentalmente, se ha dado a partir de los 60’, a través de la libre concertación anulando la estabilidad laborar, dando el lugar a los despidos. Entonces una lucha tal vez concordante entre nosotros los trabajadores sería integrar con una organización magna, entre Bolivia, Perú y ustedes por ejemplo, por la estabilidad laboral y las fuentes de trabajo.

Compañeros y compañeras, éstas son las propuestas que he venido a plantear a este foro. Y ahora un último planteamiento: nosotros el 17 de octubre en El Alto, en el lapso del 13 al 17, habíamos sufrido la masacre del 2003, aquí para consensuar, para que todos estemos en estas determinaciones, debemos estar unidos y hacer tal vez un encuentro, una reunión latinoamericana, les quiero proponer compañeros y compañeras, a que se haga el primer encuentro por la dignidad de los oprimidos, el primer encuentro por la recuperación de nuestros recursos naturales, y por la expulsión de las empresas transnacionales. 


Y no sé si esto sea pertinente, ustedes lo van a discutir, proponer como sede para dicho encuentro, quisiera invitar a que sea la ciudad de El Alto entre los días 15 y 16 de octubre. E invitar a todas las organizaciones sociales que han estado en el combate y en la lucha constante y permanente. Entonces, esto es lo que he venido a plantear compañeros y compañeras, no quiero quitarles más tiempo, gracias por la atención, y que sigamos adelante en esta lucha sin claudicar, gracias compañeros.



(*) El 29 de agosto de 1985 bajo el gobierno de Paz Estenssoro nació este decreto supremo que cambió la economía en Bolivia, de estatista, a una de libre mercado. Han pasado 20 años y  seis presidentes que lo utilizaron, pero nunca fue elevado a rango de ley. Algunas de sus medidas: paridad del dólar fijada por el mercado, se autorizó a todo el sistema bancario a operar con moneda extranjera, se abolieron las restricciones al comercio exterior, se eliminó la inamovilidad laboral y se dispuso la liberación de los salarios del sector privado poniendo fin a la indexación que existía, en el sector público se congelaron los salarios. En 1986, cerca de 30.000 fabriles de la mediana y gran empresa dejaron sus empleos por despidos o distintas vías de retiro, se comenzaba así a padecer sus consecuencias.

 volver a portada



Sec. Ex. Univ. - UNQ