staff                          números editados                              Nexos

Extramuros
Movimientos sociales y pensamiento crítico

Publicación de Nexos. Programa de articulación entre Universidad y Movimientos Sociales      

Año I, NºII                                                                                                       Julio-Septiembre de 2005 

volver a portada
 


Disfrute y Luche, un homenaje a Manuel Suárez

por Néstor  (Libres del Sur)

 

Disfrute y Luche es una de las consignas del centro cultural Libres del Sur que Manuel Suárez promovió y ayudó a fundar en Avellaneda. Disfrute y Luche era también la consigna del programa de radio que Manuel y Estela sostuvieron por años en Rosario. Manuel está, desde hace apenas un interminable mes, físicamente ausente entre nosotros, y vale este corto texto  para recordar y homenajear a quien también fue un activo participante del seminario sobre “Los ´70” organizado por el programa Nexos en este año 2005.

Sentados en una mesa, con la cara del Che de fondo que abarcaba toda la geografía de una pared de tres metros de ancho por cinco de alto, estuvimos charlando durante dos horas.

El ir y venir constante de  compañeros que aprontaban los carteles para una próxima marcha, y el encuentro de diferentes organizaciones populares en esta sede, fueron el marco adecuado para la ocasión. Entre mate y mate, pude conocer la apasionante vida de Manuel Suárez, militante marxista independiente, editor e integrante del Colectivo de cultura y acción popular Libres del Sur.  Desde sus tiempos de fundador en la década del 60 del Comando Che Guevara, en el Rosario que lo viera nacer allá por 1940, hasta el compromiso de hoy.

Su contextura física, -un metro setenta, anchas espaldas- se corresponde con una buena preparación producto de la práctica del deporte en sus años juveniles. Ello le permitió afrontar en mejores condiciones las palizas de la cárcel. Pero, como el mismo dice, fundamentalmente la suerte estuvo de su lado, no lo llevaron al límite de soportar presenciar el dolor de Estela, su compañera de toda la vida, o de alguno de sus tres hijos, Marcela, Horacio y Pablo.

Prefiere hablar del presente y del futuro, “del 2010”, como dice y de la vigencia de la perspectiva socialista.

Al preguntarle cuales son los objetivos de su actual ámbito de militancia, sus ojos se encienden, el rostro se ve atravesado por una alegre expresión de esperanza, y comienza a desgranar todo el bagaje conceptual que lo acompaña desde hace años. Gramsci lo lleva a profundizar sobre la necesidad de combatir la dominación cultural de la que somos víctimas. “Allí radica el objetivo fundamental de Libres del Sur”, precisa, “aportar al desarrollo de una cultura popular alternativa a los valores del sistema”. Esa es su obsesión, evitar que las clases dominantes logren reproducirse gracias al consenso.

¿Cómo organizarnos para modificar el actual estado de cosas? es la pregunta que surge de manera natural y en un torrente imparable  desarrolla la concepción de organización popular permanente de base y su vinculación con la organización política de trabajadores. “Democrática”, subraya. Un lugar común para todos  aquellos que se ganan la vida con su propio esfuerzo, sin explotar trabajo ajeno. Un espacio amplio y convergente, en donde la solidaridad deje atrás el egoísmo, y las luchas reivindicativas acompañen a las exigencias políticas.

Me dejo llevar por sus palabras y el sueño parece realidad. Está allí, en ese rostro que expresa en cada pliegue años de luchas. En el intento de quebrar el encantamiento, pregunto: “¿existen perspectivas reales de llevar adelante esta propuesta en estos momentos?” El sí, esperanzador y convencido, marca el final de nuestro encuentro.

Camino a casa, mientras trataba de recordar los momentos más importantes de nuestro diálogo, me preguntaba si una frase podía tener tanta fuerza como para definir a una persona. Y entonces aparecía él diciendo: “No puedo hacer todo lo que hizo el Che porque no me da el cuero, pero sí puedo hacer lo que no haría el Che”. Con esa breve definición Manuel Suárez se describía a sí mismo: un hombre íntegro, simple y profundo.

 volver a portada



Sec. Ex. Univ. - UNQ