staff                          números editados                              Nexos

Extramuros
Movimientos sociales y pensamiento crítico

Publicación de Nexos -Programa de articulación entre Universidad y Movimientos Sociales      

Año II, Nº V                                                                       Mayo - Agosto de 2006 

volver a portada


Historia y Vigencia de los Movimientos Sociales en la Argentina

Encuentros  

Por Diego A. Mammän y Juan C. Benavente

 

El programa “Nexos” de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) junto a un conjunto de organizaciones sociales comenzaron este año a realizar un ciclo de encuentros mensuales destinados a debatir temas y aspectos vinculados con los procesos de movilización y transformación sociales.

 

           En el marco de la Cátedra Abierta “Historia y Vigencia de los Movimientos Sociales en la Argentina”, en los meses de mayo y junio últimos se desarrollaron en la UNQ los dos primeros encuentros entre Universidad y Movimientos Sociales, en los que participaron miembros de distintas organizaciones sociales y centros culturales, alumnos, docentes, investigadores y público independiente interesado.

La Cátedra Abierta es una propuesta coordinada e impulsada por:

·  Nexos, Programa de Articulación entre Universidad y Movimientos Sociales

·  Dirección General de Cultura (UNQ)

·  Frente Popular “Darío Santillán”

·  Centro Cultural “Pampero”

·  “Pan del Borda”, fábrica recuperada

·  Frente de Organizaciones en Lucha (FOL)

·  Frente Obrero Socialista (FOS)

·  Corriente Estudiantil Popular Antiimperialista (CEPA)

·  Colectivo Cultural “Libres del Sur”

·  Prensa de Frente

 

En palabras de Guido Galafassi, Director del Programa “Nexos”, los encuentros tienen como finalidad “discutir distintas temáticas y aspectos vinculados a los procesos de movilización, cambios y transformaciones sociales en la Argentina”.

“La propuesta –continúa Galafassi- es confrontar  ideas de las diferentes organizaciones y movimientos sociales y poder sacar puntos de acuerdo, desacuerdo y conclusiones, y tratar de construir lazos más estables entre éstas organizaciones y sectores de la universidad que vemos esta cuestión como una problemática sensible”.

Los Encuentros realizados hasta el cierre de esta edición de Extramuros tuvieron como ejes de debate “Estado y Modelos de Construcción Política” y “Derechos Humanos y Protesta Social”.

 

Estado y Modelos de Construcción Política

            El encuentro realizado el 27 de mayo, tuvo como panelistas a representantes de la Cooperativa de Trabajo “18 de diciembre” (ex – Brukman, fábrica recuperada); Asamblea Popular de Liniers; Trabajadores del Movimiento Intersindical Clasista (MIC); Polo Obrero (PO); Frente Popular “Darío Santillán” (FPDS); Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y Frente Obrero Socialista (FOS).

Luego de las exposiciones de los panelistas invitados, se formaron comisiones de discusión en las que participaron los oradores y los asistentes al Encuentro. En ellas, se debatieron algunos de los temas, abordajes  y experiencias propuestos en la primera parte, y también inquietudes de los integrantes de las comisiones. Pasado el tiempo acordado para la discusión, el Encuentro finalizó con la puesta en común de las conclusiones elaboradas por cada grupo de trabajo.

Algunas de las conclusiones presentadas fueron:

·        La necesidad de realizar un aprendizaje de las experiencias de las organizaciones.

·        Considerar al Estado como un conjunto de relaciones sociales de poder.

·        La necesidad de destruir al Estado burgués y a los gobiernos que defienden sus intereses.

·        La necesidad de construir un poder dual para enfrentar al poder hegemónico.

·        La necesidad de construir la ansiada unión de los sectores involucrados en las luchas anticapitalistas.

·        La planificación de trabajos a través de ideas colectivas y la toma de conciencia de que las organizaciones forman parte de un proceso.

·        La necesidad de que el Estado contemple a todos los sectores sociales.

Durante este primer Encuentro, algunas de las organizaciones sociales participantes expusieron remeras, libros, revistas y alimentos, como muestra de las producciones que vienen desarrollando en los barrios.

 

De la Dictadura a la Democracia

            El tema del segundo Encuentro, realizado en el mundialista mes de junio, giró en torno a los Derechos Humanos, abordados desde la esquina de la protesta social en el período de la dictadura (1976-1983) y de la posterior democracia.

            El panel de oradores estuvo integrado por Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora), Claudio Pandolfi (Abogado de las víctimas de la Masacre de Avellaneda), Sergio Smietniansky (Integrante de CORREPI en la Coordinadora Antirrepresiva “Carlos Petete Almirón”), Margarita Fátima Cruz (Asociación de Ex Detenidos – Desaparecidos), Guillermo Rabaneti (Comisión de homenaje a las Madres de Plaza de Mayo – Quilmes) y Pablo Solana (Frente Popular “Darío Santillán”).

            Pandolfi destacó el peso que tuvo la movilización popular en el caso de los juicios por el asesinato de los militantes Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, ocurridos el 26 de junio de 2002 en la estación de trenes de Avellaneda, de la empresa Transportes Metropolitanos General Roca [1].

            El abogado enfatizó una y otra vez el valor de la presión popular en todo el proceso judicial, y expresó que “llegamos hasta donde lo permitió la movilización de la gente”.

            Por su parte, Guillermo Rabaneti, de la Comisión de Homenaje a las Madres de Quilmes, centró su exposición en una idea directriz: “los golpes militares vinieron a apagar un auge de luchas y movilizaciones sociales impresionantes”, tras lo cual mencionó algunos de los procesos de movilización surgidos en el país en los últimos cincuenta años.

            “Desaparecimos por ser militantes”, sentenció Margarita Fátima Cruz, ex detenida durante el proceso militar iniciado en 1976. La invitada prefirió organizar su exposición alrededor de dos cuestiones: por un lado, la de subrayar la importancia del movimiento piquetero en general, como ejemplo de organización y trabajo en los barrios y en los lugares en donde las organizaciones de DD.HH, por diferentes razones,  no pudieron llegar; por el otro, Fátima alentó la formación de “núcleos de referencia” que puedan transmitir de manera eficaz las experiencias de organización, trabajo y lucha que desarrollan.

             Del lado de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI),  Sergio Smietniansky hizo un balance estratégico de la represión en los diferentes momentos “institucionales” (dictaduras y “democracias”) del país.

En esa línea explicó que “en el plan continental del imperialismo, las FF.AA pasaron a enfrentar al enemigo interno, es decir, al pueblo que se organiza; a partir de los cambios institucionales –pues no hablamos de democracia-  ocurridos en nuestro país desde 1983, la policía comenzó a cumplir el principal papel en la represión. En uno y otro caso la represión siempre está direccionada al campo popular y se adecua a las necesidades del momento”.    

            Smietniansky recordó el último inicio “oficial” del gatillo fácil, que para la CORREPI se dio con la “Masacre de Ingeniero Budge”, ocurrida en mayo de 1987, en la que tres efectivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires asesinaron a los jóvenes Oscar Humberto Aredes, Roberto Antonio Argañaraz y Agustín Antonio Olivera. El panelista prefirió cerrar su vigorosa exposición con una exhortación: “Los DD.HH no son del pasado o del presente, son una dialéctica permanente. No hay derechos humanos si se paga la Deuda Externa, si se muere un pibe de hambre; si es necesario hay que expropiar Ledesma, Ford... Hay que ir adonde el poder no está dispuesto a dar”.

            La última expositora fue Nora Cortiñas, quien inició su participación  refiriéndose específicamente al caso de Kosteki y Santillán, compartiendo algunas de las vivencias de aquel 26 de junio de 2002: “Ese día, sabíamos que algo iba a pasar en el corte del Puente Pueyrredón...  Escuchamos por radio que los piqueteros estaban peleando entre sí, sabíamos que eso era mentira. Llegamos tarde al puente, fuimos a ver a los heridos y lo llamamos por teléfono a Solá (Felipe Solá, gobernador de la provincia de Buenos Aires), quien no nos atendió y luego nos llamó, demostrando una hipocresía máxima repitiendo lo que la radio decía”. 

            Cortiñas distinguió también la permanente actitud solidaria que tuvieron en vida  los piqueteros asesinados en Avellaneda.

Luego, hizo un rápido repaso por algunas instancias del juicio al represor Miguel Etchecolatz, por el caso de los desaparecidos arrojados al mar y  recordó a Azucena Villaflor, desaparecida en 1977, quien propuso al grupo de madres que pedían por sus hijos, reunirse en la Plaza de Mayo. “La idea de ir a la Plaza fue de Azucena –refirió Cortiñas-, ella decía que la plaza era la ´oficina al aire libre´”. Sin saberlo, aquella actitud impulsó al movimiento de resistencia más fuerte que enfrentó a la dictadura: las Madres de Plaza de Mayo.

Para el cierre, la menuda y enérgica Cortiñas espetó: “el mejor homenaje a todos los luchadores es el de salir a la calle; vamos a vencer”.

 

 



[1] A causa de la denominada “Masacre del Puente Pueyrredón”, fueron condenados a prisión perpetua el ex comisario Alfredo Fanchiotti y su otrora chofer, el ex cabo Alejandro Acosta, ambos de la Policía bonaerense, por los homicidios de Kosteki y Santillán. Otros seis ex policías fueron sentenciados con penas que oscilan entre los 10 meses y los 4 años de prisión por los delitos de encubrimiento agravado y usurpación de títulos y honores.